Martina Martínez Tuya

 

 

 

El Surrealismo en el mundo contemporáneo

 

El Surrealismo es el punto de llegada de la poesía, y también de la Filosofía y el arte en general del siglo XIX.

Las ideas de finales del siglo XIX que más influyeron en  lo que sería el movimiento surrealista pueden quedar definidas así:

La intuición de la duración, la durée según Bergson. La intuición del tiempo en su discurrir llevará al hombre a la conciencia de su gratuidad en el cosmos.

Todas las culturas han sido elaboradas para hacer olvidar esta realidad. Se han elaborado creando mitos que ponían intencionalidad, causalidad, que daban al hombre la seguridad de ser necesario, de ser algo importante para alguien – aunque no fuera más que apra ser destruido-.

El lenguaje se convirtió en el garante de la perpetuidad de los mitos y por eso los individuos no sentían las contradicciones a las que no podían responder en la realidad.

Se entendía la palabra como un símbolo de referente único, estereotipado, que lejos de responder a un objeto responde siempre a un lugar común. El lenguaje sagrado era el garante del lenguaje de la tribu. Más tarde ese lugar lo ocupará la Literatura.

No importa si los mitos se han ido sucediendo a lo largo del tiempo, si unos han desacreditado a los otros.

Lo nuevo es la crisis del mito en sí. Sin él el hombre está perdido porque pierde la excepcionalidad.

En lo que a la Literatura se refiera, podría pensarse que la poesía era algo diferente, pero eso sólo es así en apariencia.

La poesía surge de una situación excepcional que se quiere perpetuar, lo que implicaría tener un poder sobre las propias vivencias. El dolor, el amor, la alegría, la tristeza, quieren ser fijados gracias a la palabra, salvados de perecer.

Para eso, el sentido tendría que permanecer inalterable porque así podría ser el garante de la permanencia de las cosas.

                 

 

 

Principal     Narrativa     Obras técnicas     Biografía de la autora      Otras conferencias      Artículos     Comentarios     Cómo contactar

 

. . . . . . .. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .. . . . . . . . . . . . .