Martina Martínez Tuya

 

 

 

Literatura y salud mental del adolescente

 

En mi experiencia con adolescentes ha sido en las clases de Literatura en las que he visto más clara la responsabilidad del adulto en cuanto a dar al joven recursos para que pudiera ajustarse a su realidad y para que tuviera posibilidades de seguir haciéndolo más tarde.

Un adolescente no es cualquiera que tiene dieciséis, diecisiete o un par de años más.

Un adolescente, en sentido estricto, es un joven que ha tenido la experiencia de su soledad, de su yo cambiante y absurdo.

Conoce la experiencia del tiempo como un continuo y la insuficiencia de la lengua para expresar sus estados de ánimo: hábiles al máximo, inesperados, imprevisibles, sorprendentes muchas veces, terribles de vez en cuando.

Hoy día, que los jóvenes han de esperar a hacerse adultos, a ser considerados como tales varios años, tienen tiempo para ser adolescentes, pero no siempre consiguen llegar a serlo, ni siempre consiguen superar las dificultades que esta etapa de desarrollo conlleva.

Por eso, mi tema une Literatura y Salud Mental. En él atenderé a los tres ámbitos de la salud mental:

Procurar el desarrollo al máximo

La higiene mental en su concepto de prevención

La terapia

 Cuando se habla de desarrollo en términos de salud, o en cualquier otro,  nos referimos al desenvolvimiento de las capacidades del individuo para que pueda ajustarse al medio, a los medios en los que tenga o pueda vivir.

El medio del hombre, el que permanece siempre ahí- sean cuales sean las condiciones de su vida- ES ÉL MISMO.

Por olvidar esto, olvidamos que esa famosa frase de “educar para la vida” ha de ser ante todo EDUCAR PARA VIVIR CON UNO MISMO.

               

 

 

Principal     Narrativa     Obras técnicas     Biografía de la autora      Otras conferencias      Artículos     Comentarios     Cómo contactar

 

. . . . . . .. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .. . . . . . . . . . . . .