Martina Martínez Tuya

 

 

 

El Existencialismo

 

Hay un existencialismo cristiano, el de Kierkegaard. Están los de Heidegger,Jasper y Husserl. La Fenomenología supera la oposición entre idealismo y realismo, para afirmar la primacía de la conciencia y la presencia del mundo tal y como lo percibimos. En todos ellos domina el sentido de la existencia como lo dado, lo único a lo que el hombre tiene acceso.

           Yo voy a tratar de acercarlo como respuesta a un mundo sin dioses y sin mitos, y lo voy a hacer de la mano y los textos de ALBERT CAMUS Y SARTRE.

Si se nombra a un existencialista surge de inmediato Sastre. Su facilidad para hacer esas frases redondas que se recuerdan siempre, su facilidad para el teatro en donde ha acercado las ideas filosóficas al gran público, su compromiso político y el hecho de que haya sido de izquierdas ha hecho que su influencia sea decisiva. Sin embargo ha pasado el tiempo y Albert Camus, que fue perseguido en ciertos ambientes por su marcha del Partido Comunista, que tiene una obra mucho menos extensa, que murió aún joven en un accidente de coche, ha ganado terreno. Hoy es el padre espiritual de varias generaciones, aunque hay que reconocer que muchas veces sin llegar realmente a entenderlo. Por eso, y aunque me refiera a veces a Sastre, seguiré más bien a Camus. Ambos son unos magníficos escritores. Ambos tuvieron el Premio Nobel. Camus lo aceptó, pero Sastre lo rechazó – algo realmente insólito.

El existencialismo es un humanismo.

                

 

 

Principal     Narrativa     Obras técnicas     Biografía de la autora      Otras conferencias      Artículos     Comentarios     Cómo contactar

 

. . . . . . .. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .. . . . . . . . . . . . .